Ser un ciudadano del mundo

     

Me encanta esta época en la que estamos viviendo. Aunque todavía existen fronteras entre países, en muchos aspectos el mundo se esta poniendo más transparente cada día. Hoy tenemos libre e instantáneo acceso a increíble cantidad de conocimiento que proviene de todos lugares del globo. Sin embargo, la mayoría de nosotros todavía vivimos en un lugar especifico con sus particularidades. Por eso me gusta ver mi vida en dos dimensiones: local y global.

En la dimensión local actualmente vivo en Kyiv, la capital de Ucrania. Estoy inmerso en sus tradiciones, reglas de comportamiento social, hábitos de la gente. Sé dónde se va para comer bien y en cuáles tiendas los precios son mas baratos.

Al mismo tiempo también vivo en la dimensión global de mi vida aprendiendo cosas del extranjero y comunicándome con mis amigos de otros países. Para educarme sobre la economía mundial puedo escuchar el programa de radio más respetado de los Estados Unidos, o para cocinar algo nuevo e interesante puedo preguntar a un amigo de Perú sobre sus recetas favoritas. Todo esto me hace sentir más rico, más completo, más allá de ser un ucraniano. Soy de verdad un ciudadano del mundo.