Un paso por delante: una simple regla que ayuda con todo

     

Las acciones deben ser un paso por delante de las necesidades. Si seguimos esta simple regla en nuestras vidas todo resulta mucho mejor. Ahora os muestro en un par de ejemplos sencillos cómo yo la uso.

Hoy trabajo para ganar recursos que me servirán para satisfacer mis necesidades de mañana. Mis necesidades de hoy, las satisfago con los recursos que gané ayer. De esa manera evito problemas de flujo de caja y me pongo en una posición mucho más estable para tomar decisiones efectivas sin presión.

Hoy estudio algo que será útil mañana. De esa manera siempre estoy listo para nuevas responsabilidades, siempre noto y aprovecho las oportunidades que se presentan.

Y mi último ejemplo es el que me motivó a escribir esta nota. Siempre compro la ropa en el fin de la temporada para llevarla la temporada que viene. De esa manera aprovecho las rebajas enormes y nunca me encuentro en situación de pánica cuando empieza el verano, o cuando viene un evento importante. ¡Ay que bonito es el traje que he comprado por tan poco!