Disfrutando un partido de fútbol después de una larga pausa

     

Ahora estoy experimentando esa sensación del ligero dolor en el cuerpo que ocurre cuando haces deporte después de una larga pausa. Es porque ayer fui a jugar al fútbol con mi primo y sus amigos. La última vez que jugué fue hace más que dos años. Por eso ayer tuve dos tipos de impresiones: la felicidad de volver al campo y comprensión de que sin práctica se pierden resistencia y habilidad. Sin embargo, gracias a practicar natación y carrera regularmente, no me resultó tan difícil medir fuerzas con los jóvenes amigos de mi primo como yo pensaba. Incluso pude meter un gol, hacer unos pases buenos y detener varios ataques peligrosos del equipo rival.

Aproveché el hecho de que tengo invitados de España en mi casa (quienes vinieron a Kyiv para asistir el final de Euro 2012) para hacer nuestros partidos internacionales. Cuatros chicos de España y yo formamos un equipo verdaderamente español, porque yo también llevaba una camiseta roja de la selección española. Jugamos cinco partidos cortos contra dos otros equipos “ucranianos” de cuales ganamos dos y empatamos uno. No fue un mal resultado, dado el tiempo que no habíamos practicado.

Disfruté mucho de los partidos, y espero que la semana que viene vuelva a jugar y luego se convierta en una actividad habitual. Voy a llamar a mis viejos amigos de universidad — a ver si quieren recordar el gusto de un buen partido de fútbol.