Por qué la globalización es una cosa buena

     

La globalización es un fenómeno socioeconómico que se observa en el mundo de hoy y que se caracteriza por una creciente transparencia de información y una interdependencia económica entre países. La globalización se ha hecho posible gracias a unos habilitadores tecnológicos, entre cuales los dos más destacados son el desarrollo de telecomunicaciones (particularmente Internet) y de transporte (particularmente aviación). Un acelerador muy importante de la globalización en los últimas décadas ha sido el idioma inglés, que se ha convertido en una lengua internacional.

Es cierto que el tema de globalización tiene mucha polémica en el día de hoy. En muchos casos se habla de los males que la globalización causa, como la explotación de recursos de los países pobres por las naciones ricas, o desalojamiento de pequeñas culturas e idiomas por unas pocas mayores.

Aunque esos argumentos tienen su base, no me parecen muy convincentes. Creo que la globalización es una cosa buena, ante todo porque es un fenómeno natural. No había nadie quien demandó cambiar el viejo orden establecido en un solo día, sino fue un proceso gradual con participación de todos en un modo libre y democrático.

Una ventaja fundamental que nos trae la globalización es un intercambio de ideas y buenas practicas mucho más rápido, entre grupos mucho más diversos. Esto lleva la humanidad a un gran mejoramiento cumulativo de conocimiento y nivel de vida.