Las buenas cosas del invierno

     

Mañana empieza el invierno según el calendario. A muchas personas aquí en Ucrania no les gusta nada esta estación del año. La gente suele contar hacia atrás los días que faltan para la primavera, quejandose que en el invierno los días se ponen muy cortos y que hace mucho frío en la calle. Todo esto es verdad: hay que despertar a oscuras los días de trabajo, y las temperaturas raras veces suben sobre 0°C. Sin embargo para mi el invierno tiene sus únicas ventajas y yo siempre lo veía como una buena temporada.

En el invierno puedo sentir de manera más completa la felicidad en las cosas sencillas, como por ejemplo al llegar al trabajo por la mañana, tomar una taza de té, y mirar hacia la ciudad gris y fría en la ventana desde la comodidad y calor de mi oficina. También, pocas cosas pueden compararse con el gozo de un baño caliente después de regresar de un paseo por las calles heladas.

Otra cosa que disfruto en el invierno más que en otros tiempos es la lectura. Por alguna razón la nieve y el frío detrás de la ventana me sirven para reforzar el placer que me da un buen libro. Este invierno espero poder leer muchos cuentos interesantes en castellano.

En general me siento muy feliz por vivir en una parte del mundo donde hay cuatro estaciones que me hacen recordar de la cíclica naturaleza de nuestro mundo.

Os deseo que tengáis un invierno muy feliz y productivo.