El recorrido más pintoresco entre Ucrania y Rumania

     

Hoy he batido uno de mis récords de carrera en Nike+. Para ser más exacto fue el recorrido más largo que duró un poco más de setenta minutos. Pero la larga duración no era el aspecto más memorable de este recorrido. Lo que era mucho más impresionante era el lugar pintoresco donde ocurría.

En este momento mi esposa y yo estamos visitando a los parientes de mi padre que viven en un rincón bonito de Bucovina muy cerca de la frontera con Rumania. De hecho la aldea es completamente rumana aunque se sitúa en el lado ucraniano. Es que alrededor de la segunda guerra mundial se movió la línea de frontera y una pequeña parte de Rumania se quedó en Ucrania. Hasta hoy los rumanos siguen viviendo en esta tierra tranquilamente conservando su cultura y su idioma.

Para el recorrido de hoy elegimos una ruta hacia la frontera con Rumania que está en tan sólo cinco kilómetros de la casa de mi tía. En nuestro camino pasamos por unos paisajes maravillosos de la zona premontañosa con unas vistas magnificas. Luego entramos en un bosque verde y fresco con un aire literalmente sabroso de respirar. Allí encontramos un pozo anciano con agua limpia y refrescante. A unos ciento metros de la frontera se nos presentó un guardia fronterizo y nos explicó que no deberíamos seguir adelante sin documentos. Lo saludamos y dimos la vuelta. En nuestro camino de vuelta encontramos a un caballo pastando en un campo colinoso. Lo acercamos y sacamos algunas fotos bonitas con él.

Volvimos a casa felices como nunca con muchas impresiones buenas. Otra vez me aseguré que no hay mejor manera de conocer nuevos lugares que hacer un recorrido por ellos. Este será sin duda uno mis recorridos más memorables.