El mejor restaurante del mundo

     

En los últimos años me voy convirtiendo en un gran amante de la buena comida. No quiero decir que antes no me importaba qué comer, no. Pero es cierto que ahora estoy en un nivel más alto de apreciar la riqueza y variedad de los alimentos que nos ofrece la tierra.

La comida significa varias cosas para diferentes personas. Para algunos es no más que combustible que ponen en su cuerpo para que funcione. Por eso lo que más les importa en la comida es que sea rápida y nutritiva. Para otros es uno de los placeres carnales, y su requisito principal es un sabor delicioso.

Yo veo la comida en varias dimensiones. Primero es un alimento esencial como el aire o el agua que necesitamos para vivir. De su calidad depende nuestra salud, humor y nivel de energía. Pero también la comida es una forma de conocimiento cultural y artístico. Por ejemplo un viaje a otro país sería incompleto sin probar algo típico del lugar. Yo siempre intento conocer los platos locales y sus ingredientes secretos en cualquier sitio donde vaya.

Un aspecto más de la buena comida que me gusta es cocinar en casa. Pero aún más me gusta compartir esa experiencia con mi novia. Ella suele ser el jefe, y yo su ayudante. Me encanta el tiempo que pasamos en la cocina los fines de semana. A veces experimentamos tratando de repetir algún plato exótico que hemos comido en un restaurante, a veces inventamos cosas nuevas. Además de resultar en una cena riquísima, cocinar en casa nos ayuda descansar de la semana laboral de una manera muy creativa. Por eso, el mejor restaurante del mundo está en mi casa.