Nuestras sugerencias para mejorar el deporte número uno

     

Este último fin de semana mi esposa y yo visitamos nuestro primer partido del fútbol americano como espectadores en un estadio. Para no gastar demasiado por la primera vez, decidimos empezar con un partido de San José Spartans, un equipo estudiantil, en vez de los famosos San Francisco 49rs. Pagamos alrededor de $40 por unos de los mejores asientos en el estadio, es decir un precio bastante razonable.

Al acercarnos al estadio entendimos que el fútbol colegial tiene mucha popularidad y atrae a las personas de todas edades y clases sociales. Los aparcamientos alrededor del estadio eran llenos y habían policías en todas las calles adyacentes para mejor manejar el tráfico de visitantes.

Antes de que empezó el partido, el público había sido divertido con una representación pomposa por la orquesta y las bailarinas estudiantiles. Luego hubo la parte solemne con la introducción de la bandera y el canto del himno nacional.

Desde los primeros minutos del partido, se nos hizo muy evidente que el deporte número uno es de veras muy dinámico y fuerte. Los jugadores se golpean de verdad. La manera de parar los ataques de rivales da entender claramente porque comparado con este juego el fútbol europeo se considera aquí una actividad para las chicas.

Gracias a los videos educativos que vi hace un par de semanas, pude hacer sentido de la mayoría de lo que ocurría en el campo y explicarlo a mi esposa. Claro, muchas reglas y detalles todavía se quedan para aprender. Por ejemplo, no entendimos nada sobre las faltas, y siempre cuando se tiraba una bandera amarilla en el campo, nos dejábamos completamente confundidos.

Después de casi cuatro horas el partido termino con la derrota de los Spartans. Pero la gente no parecía demasiado triste. Evidentemente, para muchos, los aspectos sociales de asistir a un juego son más importantes que el resultado. Nosotros también volvíamos a casa en buen humor compartiendo nuestras impresiones en el camino.

Una de las cosas que hablábamos eran los cambios que haríamos en las reglas del fútbol americano. Coincidimos en la opinión que el partido tiene demasiado pausas y que son demasiado largas. Toma eternidad reorganizarse entre “plays”. Nosotros limitaríamos el tiempo de los “timeouts” tanto como el tiempo que les da a los equipos para colocarse y preparar a un salto. Además no pararíamos el reloj para mantener el ritmo veloz durante todo el juego y para disminuir la duración del partido de casi cuatro horas a una y media, o dos, como máximo.

El último cambio que sugeriríamos es disminuir el número de jugadores que participan en el partido. Son verdaderamente demasiados, casi no caben en la zona lateral al lado del campo. Juegan por unos segundos, luego se cambian y están parados por mucho tiempo. Parece que casi no se fatigan y así no hay interés en guardar las fuerzas y distribuirlas de manera estratégica a lo largo del partido, que es muy importante en otros deportes del equipo como el fútbol europeo.

A pesar de tener estas modestas sugerencias de mejoramiento debo decir que disfrutamos mucho del partido con sus reglas estándares y es cierto que vamos a volver a visitar el estadio de Spartans, y ojalá en algún momento de los 49rs también.